RBUI y… ¡Que trabajen las máquinas!: el manifiesto

que trabajen las maquinas

Manifiesto


Nosotros miembros del colectivo HRBU, afirmamos que por el solo hecho de haber nacido en un medio social, todo ser humano requiere adecuada alimentación, sanidad, vivienda, educación, vestido, servicios… y llegando a cierta edad necesitamos asegurar el futuro por el tiempo de vida que nos quede. Estas son las aspiraciones de miles de millones de personas que hoy no están satisfechas.

Y en este paisaje humano construido históricamente con esfuerzo por miles de generaciones que nos precedieron y a las que agradecemos su legado, la codicia violenta de unos pocos ha sustraído la riqueza dejada en herencia a toda la humanidad. Una minoría se ha apropiado del conocimiento, de la ciencia, de los avances tecnológicos, que no pueden entenderse sin el aporte de todas las generaciones anteriores. Han privatizado la tierra, la energía, los recursos naturales. Se están adueñando de la luz del sol, del agua y en muy poco tiempo del aire para respirar.

Y aún van más allá, los violentos: Merced al dominio de los medios de comunicación están controlando ya la subjetividad humana, manipulando las ideas y el pensamiento.

Y como consecuencia del continuo desarrollo tecnológico —que tenderá a acelerarse aún más—, la gran mayoría de empleos irán desapareciendo, empujando a amplias capas de población al desempleo y la precariedad. Así, lo que era el sentido de la vida humana para muchos, la consecución de un empleo, está llevando a millones de seres humanos a un callejón de difícil salida.

Nosotros no creemos que el empleo dé sentido a la vida humana. Es más, pensamos que las máquinas pueden sustituir al hombre en multitud de tareas agotadoras, repetitivas, inhumanas, puestas al servicio de la maquinaria consumista y explotadora de un sistema económico monstruoso.

La gente debe dedicar el tiempo de su vida —la única oportunidad de que dispone— a tareas mucho más gratificantes que den sentido a la misma.

Qué decir del futuro que esperan las nuevas generaciones, estafadas y engañadas en sus legítimas y genuinas aspiraciones. De ellos se espera una nueva rebelión.

Es hora ya de poner las cosas en su justa medida, de devolver la dignidad a la gente y de cumplir los derechos humanos.

De hacer efectivo por primera vez el preámbulo de la Constitución Española de 1978 que dice “Proteger a todos los españoles y pueblos de España en el ejercicio de los derechos humanos”.

Derechos expresados en su Declaración Universal, haciendo efectivo el art. 25 que dice:

Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su familia, la salud y el bienestar, y en especial la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica y los servicios sociales necesarios…”

Por tanto exigimos al Gobierno de la Nación a todos los gobiernos de las naciones europeas y a todos los partidos políticos parlamentarios, a hacer efectivo por primera vez este derecho y devolver la dignidad a los pueblos que dicen representar, haciendo recaer el peso de su cumplimiento en los responsables de la miseria, la desigualdad y el infinito sufrimiento causado al conjunto de la población: «La Banca y las grandes empresas y corporaciones tanto nacionales como internacionales, quienes detentan el poder económico real, sometiendo a los Estados a los designios de su cartera de dividendos».

Por tanto debe ponerse en marcha de manera inmediata, inaplazable y urgente una Renta Básica Universal Individual Incondicional y Suficiente, que recupere y garantice una vida digna a todos los ciudadanos del Estado Español.

No podemos ser cómplices de la actual situación de violencia.

Invitamos a toda la población a sumarse en esta tarea como la más urgente y primordial ocupación.

Esta tarea sólo podrá ser llevada a cabo si el necio y estúpido individualismo —que lleva al desastre personal y social— comienza a ser sustituido por el nosotros.

La RBUI es la respuesta que facilita el acceso y la igualdad de oportunidades para todos.

Estamos en condiciones de que nos planteemos libremente que queremos hacer con nuestra vida, sin estar sometido a los temores por nuestro futuro.

Podemos plantearnos libremente las preguntas sobre el significado de la propia vida y de todo aquello que hace a la grandeza de la existencia.

 

Descargar manifiesto

 

 

 

Deja un comentario